¡Cuidadín, que te hundo en tres palabras!

O te levanto, ya puestos. Y es que los efectos que puede tener nuestro discurso en nuestro público pueden ser encantadoramente maravillosos o terroríficamente inciertos. Todo depende de las palabras que utilicemos.

Podríamos hablar aquí de un montón de estudios en neurolingüística y tal, pero te va a quedar más claro con este típico caso: tú y tu equipo lleváis trabajando bajo presión durante semanas, apenas hay tiempo para el café y lo de la jornada de ocho horas -gracias a las nuevas tecnologías- pasó a la historia. Aún así, el jefe os convoca a una reunión y tiene las santas narices de decir algo del tipo: “hay que ponerse las pilas”.

El jefe, o la jefa, cree que acaba de pronunciar una arenga en toda regla y está la mar de satisfecho, si bien lo único que ha conseguido, de verdad, es desmotivaros. ¿Por qué? Para empezar, ha despreciado vuestra actual situación y actitud, y pocas cosas hay que molesten más que esto.

Las palabras negativas o insultantes generan una sensación de malestar, como sucede cuando se utilizan a menudo los vocablos problema, imposible o crisis. También palabras que en principio podrían parecer neutras, se cargan de negatividad según el contexto, y no hay que olvidar que cada oyente lleva consigo toda una serie de circunstancias que posiblemente desconozcamos. Volviendo al caso del jefe de antes, él debía saber de los esfuerzos de sus empleados, y es por ello por lo que resulta tan irritante.

Poco vas a motivar a nadie con esta actitud...
Poco vas a motivar a nadie con esta actitud…

Asimismo, comenzar un discurso con un NO pone en alerta a buena parte del público y dificulta y ralentiza la comprensión del mismo.

En cambio, las palabras positivas y motivadoras generan una fuerte sensación de bienestar, de placer incluso. Nuestro organismo segrega dopamina. Introducir palabras en nuestro discurso como éxito, confianza, alegría, dinero, etc. logra que nuestro público sea algo más feliz y esté más dispuesto a escucharnos.

Saber qué tipo de discurso queremos hacer determinará qué palabras deberemos escoger. En política, por ejemplo, se recurre mucho al uso de palabras negativas para referirse a un adversario con la intención nada inocente de producir una sensación de malestar duradera en el público al oír cómo se pronuncia el nombre de dicho adversario.

Pongamos como ejemplo de ello la política de recortes sociales del Gobierno de España. Realmente comenzó en la etapa socialista, si bien de cara a la campaña de las próximas elecciones generales, la estrategia del PSOE (una de ellas) consiste en asociar al actual ejecutivo (PP) con el malestar de la población con respecto a dichos recortes y de paso ver si puede meter en el mismo saco a otro partido (C’s) que amenaza con meterle un zarpazo a sus votantes.

En el ámbito empresarial, por contra, suelen preferirse discursos motivadores que alejen por un momento las inclemencias del día a día con la firme creencia de que así se recargan energías. Quizá por ello proliferan cada vez más los oradores especializados en coaching y hay un auténtico boom de ponencias realizadas por personas con una fuerte vivencia personal a sus espaldas. ¿O acaso tú no has visto ninguna conferencia TED? Incluso ellos en su about us reconocen que we’re building a clearinghouse of free knowledge from the world’s most inspired thinkers 

A lo que vamos: según lo que quieras provocar en el público deberás escoger unas palabras u otras. Ten cuidado porque tus palabras no sólo calificarán aquello a lo que te refieras, sino también a ti, y corres el riesgo de caer mal, en el caso de la negatividad, o de parecer que vives en un mundo de fantasía, lo que tampoco es aconsejable.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s