Renovación, confianza, desastrosa gestión y otras perlas electorales

(Lástima que no puedan levantarse y morder a más de uno...)
(Lástima que no puedan levantarse y morder a más de uno…)

Más que un post, esto es un ruego. Nos acercamos (en España) a la campaña para las elecciones nacionales, y aunque es cierto que desde aquí hemos clamado contra la originalitis aguda de muchos oradores, queremos pedir a nuestros políticos todo lo contrario: por favor, sean un poquito más originales, que Vds. pueden.

¿Qué es lo que NO queremos ver? Pues cosas que ya comienzan a ser clichés. Y que además no nos las creemos ya nadie, salvo los muy fervientes militantes (a veces ya ni esos), y a menos que haya verdad . Así que vamos a hacer un pequeño recopilatorio:

  • Renovación. En todas sus formas y colores, caras nuevas pero política vieja NO es renovación, por mucho que traten de venderlo así. Busquen una política que realmente sea nueva, estructuras orgánicas nuevas, e inventen otra palabra, porque sí, renovación -al igual que regeneración- a estas alturas funcionan regulín.
  • Confianza, liderar y demás. Les han dicho y explicado en las escuelas de oratoria que este tipo de palabras son agradables al oído de su público y muy resultonas. Tanto que han usado y abusado de ellas. Como idea general de un discurso, está bien, queremos líderes en los que confiar, pero busquen otros términos. Sorpréndanos un poquitín.
  • Garantías. ¿Han leído alguna vez en la letra pequeña de algún producto financiero lo siguiente: “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”? Pues eso.
  • Prepotencia, desastrosa gestión, incompetencia, estar lejos de la calle. ¿Suena? Es el hit-parade de cualquier aspirante a gobernar, sea del partido que sea. A este respecto, nuestra recomendación es que se mire cada uno un poco el ombligo y que tengan todos en cuenta que únicamente con la crítica y el insulto no llegarán demasiado lejos.
  • Bipartidismo caca. Vale que estáis tratando de meter la cabeza en un país que desde hace años se aglutina en torno a dos partidos políticos, pero a ver, el bipartidismo en sí no es malo ni bueno, las grandes democracias occidentales lo practican sin demasiados problemas, así que si están fuera de ese sistema, piensen en otros argumentos.
  • Regugitaciones básicas. La demagogia de toda la vida. Básicamente, se escucha algo en la calle y sin parar a pensar en las consecuencias de llevarlo adelante o no, se reconvierte en mensaje “original” y se devuelve a la calle de forma más o menos procesada. No tiene verdad, y lo sabemos.

Entonces, ¿qué recomendamos desde aquí? Varias cosas:

Vota!

1.- Sean sinceros. Con mentiras se ganan y se pierden elecciones, así que dado que no supone un impacto demasiado fuerte en el electorado, hagan un esfuerzo y lo que digan díganlo de verdad, con el corazón. Dígannos cosas que sean ciertas, aunque no sean de nuestro agrado. La sinceridad, en política, está infravalorada.

2.- Sean claros y aporten ejemplos concisos. Ya ha pasado el tiempo de las coyunturas macroeconómicas y demás palabros. ¿Van a controlar los precios de la luz para que bajen? Díganlo y digan cómo exactamente. Si ganan, háganlo. Si pierden… Bueno, en ese caso pedimos a los ganadores que hayan tomado nota para que apliquen el método.

3.- La mayor parte de Vds. tienen sueldos fijos y empleos que la mayor parte de sus conciudadanos consideran desproporcionados. Piensen que están en un entrevista de trabajo y explíquenos cómo se van a ganar el pan.

4.- Cambien el discurso. Hace diez años poco importaba si decían exactamente las mismas palabras en Badajoz y el Toledo con apenas unas horas de diferencia. Pero con las redes sociales todo ha cambiado. Da igual que lo cubran medios de comunicación tradicionales o no. Cambien los textos.

5.- Tengan en cuenta cuántas personas van a hablar en el mismo mitin que Vds. y no nos aburran. Una cosa muy curiosa cuando hay televisiones que van a transmitir algunos segundos en directo es que estamos en medio de un speech y de pronto, a la señal, el político cambia por completo y suelta dos o tres frases que poco tienen que ver con el hilo argumental. A ver, esto desconcierta mucho a los presentes. Entendemos que la televisión es aún hoy lo más, pero traten de no hacer esos giros tan bruscos.

6.- Contraten entre sus asesores a profesionales independientes y mézclenlos con los suyos propios. Aportarán nuevos puntos de vista. Pero, por favor, no los vuelvan locos con teorías sobre conspiraciones y tonterías varias, ni les retiren la palabra a mitad de campaña sólo porque se han tomado un café con el “enemigo”. Que eso pasa.

Muchas gracias. De verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s