Tengo dos noticias: una mala y otra peor… ¿Cuál quieres primero?

Uno de los peores retos al que se enfrenta un orador es el de tener que dar malas noticias.
Dar malas noticias “estresa”

Uno de los peores retos al que se puede enfrentar un orador es el tener que contar únicamente malas noticias. Existen tantas formas de dar mal las malas noticias que hay multitud de chistes a este respecto, pero ¿cómo darlas bien?

Si el problema es tener que dar algunas buenas y otras malas, no hay tanto problema. Todos reaccionamos mejor al escuchar primero las malas y luego las buenas, en este orden, ya que lo que se nos queda en la mente es lo bueno. Y en cambio, cuando tenemos que darlas, preferimos  dar primero las buenas y después las malas, porque sentimos cierto estrés a la hora de dar malas noticias y preferimos retrasar el momento.

Pero ¿qué pasa cuando no hay noticias buenas que dar? 

Imaginemos al presidente Roosevelt, tranquilamente sentado un domingo cualquiera. En los últimos meses, las tensiones con Japón han ido en aumento, pero las negociaciones siguen su curso y nada hace sospechar… Y de pronto, sin declaración previa de guerra, tus servicios de inteligencia te informan de que Pearl Harbor ha sido bombardeado.

En unos instantes, más de 2.000 ciudadanos de tu país han muerto, más de 1.000 han resultado heridos, han destruido 188 aeronaves y han dañado -o hundido- ocho de tus mejores acorazados. Por este motivo, no te queda más remedio que declarar la guerra a Japón. En serio, ¿podéis imaginar que sois Roosevelt en ese momento y que tenéis que salir a dar esta noticia?

Es el conocido como Discurso del Día de la Infamia, que podéis consultar íntegramente en este enlace.

Vamos a ver qué hizo para dar estas pésimas noticias, y qué podemos “copiar” nosotros mismos cuando nos veamos en esta situación:

1.- Un discurso corto. Roosevelt no quería que se superaran las 500 palabras, a fin de que fuera entendido en su totalidad por la mayor parte de los estadounidenses.

2.- Subrayar la importancia del mensaje a través de un uso muy austero de los adornos retóricos, o lo que es lo mismo: ir directamente al grano. Apenas hay una enumeración y alguna contraposición en su discurso, pero poco más. También es cierto que, como hemos señalado, es un discurso corto, por lo que no queda mucho espacio para ello.

Yesterday the Japanese Government also launched an attack against Malaya.
Last night Japanese forces attacked Hong Kong.
Last night Japanese forces attacked Guam.
Last night Japanese forces attacked the Philippine Islands.
Last night the Japanese attacked Wake Island.
And this morning the Japanese attacked Midway Island.

 

Hostilities exist. There is no blinking at the fact that our people, our territory and our interests are in grave danger.

3.- Dar una idea general de la magnitud de la tragedia sin entrar en datos pormenorizados.  Ya tendrás tiempo para eso, sobre todo si te preguntan (y, además, puedes darlos en un dossier aparte)

The attack yesterday on the Hawaiian Islands has caused severe damage to American naval and military forces. I regret to tell you that very many American lives have been lost.

4.- Ofrecer una esperanza, por mínima que sea. Una declaración de guerra es un acto desolador, por decir poco. Significa que vas a sacrificar las vidas de una generación entera de tus compatriotas. Que tus ciudades van a ser muy posiblemente bombardeadas. Que además de muerte habrá hambre y enfermedades. Es decir, buena noticia, lo que se dice buena noticia no es, y tampoco parece que sea esperanzador. Pero en ese momento, Roosevelt “vendió” la declaración de guerra como la única esperanza del pueblo estadounidense. Y se la compraron. (Nótese que al “venderla” habló de “triunfo”. Quizá las cosas no hubieran sido así si hubiera dicho algo como: “nos van a machacar, pero es que no hay más remedio”)

With confidence in our armed forces—with the unbounding determination of our people—we will gain the inevitable triumph—so help us God.

I ask that the Congress declare that since the unprovoked and dastardly attack by Japan on Sunday, December 7th, 1941, a state of war has existed between the United States and the Japanese Empire.

 

¿Qué hubieras hecho tú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s