¿El mejor orador es mejor también en lo demás?

A raíz del pasado #7dElDebateDecisivo se nos han planteado una serie de cuestiones que hemos considerado preciso abordar. La pregunta ¿Quién ganó el debate?, por ejemplo, ya que es la que prácticamente todos los medios de comunicación hicieron, nos sugiere esta otra ¿qué era el debate y para qué se había organizado?

En términos pugilísticos, que es como está planteada la cuestión, el debate lo ganó ampliamente twitter, y en twitter quién realmente ganó fue Alberto Garzón (Izquierda Unida), quien ni siquiera estuvo presente  allí. En las encuestadas realizadas por los medios a través de sus plataformas web, pues ganó quien más seguidores consiguió que votaran.

Lo absurdo de esta situación -ganar el debate en encuestas digitales pasara lo que pasara- hizo que en 11 medios distintos Pablo Iglesias (Podemos) quedara muy por encima de todos los demás. Y sí, decimos absurdo, no porque creamos que quedó bien o mal (en eso no hemos entrado), sino porque este resultado se dio en incluso en diarios tan obviamente conservadores como La Razón o ABC.  ¿Qué credibilidad tiene ese resultado entonces? ¿De verdad los lectores habituales de estos medios estarían dispuestos a dar tal ventaja?

Cierto es que no tenemos a ningún Barak Obama entre nuestros políticos españoles de vanguardia. Pero también es cierto que los cuatro que allí estuvieron tuvieron sus momentos buenos, aunque ciertamente fueron muchísimo más festejados los malos.

¿Y todo esto a qué viene? ¿Dónde está el análisis de escribirdiscursos.com? En ningún sitio. Análisis hemos visto y escuchado tantos y tan variados que sinceramente no nos apetece hacer uno. ¿Entonces?

Entonces lo que queremos es llamar la atención sobre una cosa. Últimamente se da más importancia a la forma que al fondo, al papel de regalo que al regalo en sí, a la retórica que a las ideas. Y sí, es cierto que nosotros nos dedicamos a tejer preciosos discursos de forma totalmente artesana alrededor de ideas para ayudar a que triunfen, pero nunca perdemos de vista las ideas. Porque son las ideas lo que realmente importa.

Se calcula que aproximadamente un 95% de la población tiene miedo escénico. Las personas que buscan empleo, dedican casi más tiempo a prepararse para las posibles entrevistas de trabajo que a conseguir nueva formación, y los empleadores suelen terminar contratando a quien más les convence en media hora de charla (aunque luego, a los dos o tres meses, tengan que reconsiderar esta contratación porque no encaja bien en la empresa).

Trasladado al mundo político, esto significa que nuestros dirigentes van a prepararse mejor en cómo “venden” una idea que el cómo van a llevarla a cabo. Y que es posible que vayamos todos a otorgar una mayoría a quien tenga el verbo más fácil.

¿Por qué no nos gustó el debate? Porque no nos interesa ver quién gana o quién pierde en una batalla dialéctica organizada más como espectáculo televisivo que como otra cosa.

Si tú y yo discutimos y tú vences ¿Será acaso verdadero lo tuyo y falso lo mío?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s