¿Quién escucha lo que dices?

Hay poca literatura en torno a un tipo de receptor que podríamos llamar secundario o circunstancial. Si bien es verdad que siempre, en una intervención pública, tratamos de determinar quién escucha o a quién nos estamos dirigiendo (receptor o receptores) con un objetivo muy definido (que nos compren, que nos voten, que se convenzan, que les parezcamos lo más, etc.) muchas veces olvidamos que van a existir también otro tipo de receptores que en principio no son nuestro público objetivo, pero que van a estar ahí.

Al hablar hablas con quien tú crees y con quien no
Al hablar hablas con quien crees y con quien no

Olvidar a estos receptores secundarios o circunstanciales, a los que a partir de ahora llamaremos R2, puede provocar más daños que beneficios. Pero ¿quiénes son?

Leer más »

Anuncios

Seducción y retórica

La seducción requiere inteligencia
La seducción es como el ajedrez, requiere planificación y estrategia

Dice Carmen Posadas que en esto de la seducción lo que funciona es el halago, pero no cualquier halago. Al guapo hay que decirle listo y al listo, guapo. Pasa en la vida real y sucede también en la retórica, aunque en estos tiempos estemos vislumbrando cosas extrañas en la política nacional española.

Leer más »