Y ya para terminar…¡hablaré otra media hora!

Sólo de pensarlo se nos erizan los cabellos. Poneos en situación. Estáis en una conferencia, una jornada, una presentación, lo que sea, y de pronto el orador (ponente, jefe, presentador, etc) dice: y ya para terminar… Una media hora después sigue hablando y seguro que ha repetido como tres veces lo de “y ya para terminar”.

Los bostezos son el premio de los pelmas
              ¿Quieres que tu público bostece?

Da igual las veces que lo digamos, la de personas con las que hayamos hablado y la cara de absoluta aburrimiento que tratéis de poner a un ponente. Nadie se da por aludido. Es más, estamos a dos conferencias de iniciar una campaña en change.org para pedir a los oradores del mundo que dejen de decir “y ya para terminar”. Si aún no lo hemos hecho, es porque nos da un poco de vergüencita que nuestra petición aparezca junto a otras que a nos parecen mucho más importantes. Al fin y al cabo, de lo único que estamos protestando aquí es de que ¡nos aburrimos!

Pero vamos a intentarlo de nuevo.

A ver, alma de cántaro. Si en un discurso dices “y ya para terminar”, pones a tu audiencia en un modo de escucha-al-borde-de-aplauso-y-a-otra-cosa-mariposa. Y eso no es malo. Lo malo es que una vez que tu público ha entrado en ese modo tan específico, alargarte más de dos o tres minutos va a crearles un desasosiego inmenso: “¿qué pasa aquí? ¿por qué nos nos deja aplaudirle ya ya se marcha? ¿no había dicho que terminaba ya?“.

Si llegado este momento, te has pasado de esos dos o tres minutos, pero terminas de verdad en menos de cinco minutos, tu público se siente aliviado y piensa (aunque no lo verbalice): “ahhhh, vale, muy bien, hale, aplauso, aplauso, un poquito largo, pero bien…”

¿Qué sucede si después de ese primer “y ya para terminar” sigues hablando unos siete u ocho minutos y te paras a pensar que deberías estar acabando ya pero en vez de terminar decides volver a decir (consciente o inconscientemente) “y ya para terminar”? Pues esto es lo que va a pasar: salvo tus fans más incondicionales, la mitad de tu auditorio va a pensar “¿pero el tío pelmazo este cuándo va a cerrar la boca?” (No lo ponemos en plan paritario tío/a pelmazo/a porque os prometemos que casi un 100% de los casos de terminartitis que hemos presenciado se deben a hombres, las mujeres en esto de hablar en público son mucho más prácticas, aunque hay excepciones)

¿Y que pasa con la otra mitad del auditorio?, preguntarás esperanzado. Uy, perdón, Igual diciendo que la mitad del auditorio pensaría eso hemos exagerado. La verdad es que a la segunda vez que dices “y ya para terminar” los que están más atrás sacan el móvil -si no lo tienen ya fuera- para revisar las RRSS, y puede que hasta te pongan algún tweet amable para disimular si alguien les ve. Y los de delante, pues muy posiblemente estén haciéndote una radiografía “¡vaya traje se ha puesto!”, “¿de dónde lo han sacado?”, o incluso estén pensando en dónde van a ir a cenar, con quién han quedado, si va a empezar el fútbol o en la lista de la compra. Cualquier cosa menos seguir escuchándote el rollo.

Si cometes ese error, y te escuchas a ti mismo diciendo por segunda vez “y ya para terminar”, aún puedes poner remedio. Termina. Ya. En menos de un minuto. Estás a tiempo.

Lo que no tiene perdón es llegar a decir una tercera vez “y ya para terminar”. Te van a odiar. Salvo los fans muy muy acérrimos, y de estos no te lo aseguramos al 100%.

Ah, ¿te ha pasado? ¿Y no es para tanto? Eso crees, ¿verdad? De hecho, te preocupaba que estuviera quedando demasiado largo, pero te sentías taaaaan cómodo hablando, y los de la primera fila, que era los únicos que veías, te miraban con interés, y además te han aplaudido a rabiar. Y mucha gente se te ha acercado a decirte lo bien que lo has hecho, y si preguntas si lo has hecho muy largo, te dicen que no, que ha estado muy interesante… Mentira. Todo mentiras. Piadosas, pero mentiras. Y si no nos crees, ponte a recordar la última vez que asististe a un acto en que el ponente no paraba de decir “y ya para terminar”. Y luego, nos lo cuentas.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s