El caso Trump: un líder conservador con un discurso populista

Donald Trump September 3 2015.jpg
Fotografía de De Michael VadonTrabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=42907051

Es digno de mención, y alguna vez lo hemos dicho ya en Facebook, el caso de Donald Trump. No hay persona con la que hablemos que no nos muestre extrañeza por el auge de este empresario, ni alma que no se inquiete por las ideas que promulga, pero lo cierto es que sigue arrasando entre las clases populares estadounidenses. ¿Por qué?

¿Por qué un pueblo que en general gusta de la moderación, tanto a derecha como a izquierda (¿?) está volviéndose loco con Trump? ¿Por qué este líder teñido, chillón e histrónico en vez de resultar ridículo recaba apoyos? ¿Por qué a pesar de las diatribas que lanza contra la inmigración está mejor posicionado entre la minoría hispana que Hillary Clinton? ¿Será su discurso?Leer más »

Anuncios

¿Quién escucha lo que dices?

Hay poca literatura en torno a un tipo de receptor que podríamos llamar secundario o circunstancial. Si bien es verdad que siempre, en una intervención pública, tratamos de determinar quién escucha o a quién nos estamos dirigiendo (receptor o receptores) con un objetivo muy definido (que nos compren, que nos voten, que se convenzan, que les parezcamos lo más, etc.) muchas veces olvidamos que van a existir también otro tipo de receptores que en principio no son nuestro público objetivo, pero que van a estar ahí.

Al hablar hablas con quien tú crees y con quien no
Al hablar hablas con quien crees y con quien no

Olvidar a estos receptores secundarios o circunstanciales, a los que a partir de ahora llamaremos R2, puede provocar más daños que beneficios. Pero ¿quiénes son?

Leer más »

Convencer: moral, pasión y razón.

#oratoria #discursos
¿Somos piedra? Entonces, ¿qué nos convence?

El objetivo primordial de tu discurso es convencer. Y si no lo es, entonces o no es un discurso o no tienes las cosas muy claras.

Piénsalo bien. Cuando expones una idea en público, pretendes que las personas que te están escuchando coincidan contigo. Y esto vale para todo tipo de discursos e intervenciones: el emprendedor que quiere captar a un inversor; el presidente de una Junta de Accionistas; el candidato a un puesto político; el abogado defensor; el fiscal; el amigo que hace una laudatio en la boda, etc.Leer más »

Una cuestión de géneros

¿Cómo sabes si llevas el bigote adecuado?
¿Cómo sabes si llevas el bigote adecuado?

Hay un momento para cada cosa y en esto de los discursos también. Posiblemente hayas llegado a esta página por motivos diversos: tienes una importante reunión con posibles inversores; quieres quedar bien con tu mejor amigo/a en su boda; vas ser el encargado de presentar a un autor importante, etc. Pues cada uno de estos actos merece un tipo de discurso distinto, con sus propios códigos. Son los llamados géneros, y saber en qué aguas te estás moviendo te proporcionará cierta seguridad extra que agradecerás para pasar el trance.Leer más »

Originalitis aguda: diagnóstico y tratamiento

DISCURSOS ORIGINALES

Si te das una vuelta por Internet, te darás cuenta de la epidemia que sufrimos de originalitis aguda. Todos los grandes gurús de las redes y los que aspiran a serlo insisten en que seamos  “originales” para distinguirnos de la competencia. Y esto tiene su traducción en intervenciones públicas extravagantes, que sí, llaman la atención, pero más por su extravagancia que por su contenido.

Leer más »

¿Quién eres?

No, no vamos a hablar de filosofía. Al menos no ahora.

A la hora de escribir un discurso tienes que tener muy en cuenta quién eres. Pero no quién eres tú, la persona (que también), sino quién eres tú en el contexto del acto en que vas a participar, que por eso es por lo que escribes el discurso.

Demos un pequeño repaso a la Teoría de la Comunicación. Lo más básico: en todo acto de comunicación, y un discurso lo es, existe como mínimo un emisor, un receptor, un mensaje, un código, un canal y un contexto.

Tú eres el emisor. Eso lo tenemos claro. Pero ¿quién eres para tu receptor? Porque puedes ser muchas cosas al mismo tiempo, pero tendrás que elegir una.

Leer más »