El discurso del Rey (parte I)

(Aún no habían pasado ni dos minutos y, como siempre, se desató la polémica. Lo mejor es que muchos ni siquiera se pararon a escucharlo, y ese criticar por criticar, desgraciadamente, está muy presente en nuestras redes sociales. Pero también alegra tanta libertad, ¿no?)

Nos gustó mucho el discurso del Rey Felipe VI, su mensaje de Navidad, y por si alguien quiere volver a verlo, aquí abajo os lo dejamos:

Como no podía ser de otra forma, y ya auguramos, la unidad de España fue uno de los principales puntos tratados, si bien no podíamos imaginar que fuera a “mojarse” tanto.

Pero a lo que vamos. Nos gustó, y mucho, así que vamos a analizar algunos de sus puntos clave a través de unos cuantos post, porque fue un discurso mucho más sofisticado y complejo de lo que parece (aquí el texto íntegro).

Lo que más nos gustó:

1.- El arranque. En una única frase dijo todo lo que iba a decir a continuación, apelando además al espíritu navideño. Muy bonito.

…que la voluntad de entendimiento y el espíritu fraternal, tan propios de estos días, estén siempre muy presentes entre nosotros, en nuestra convivencia.

2.- La identificación del escenario en donde estaba con la historia común española fue brillante, y la historia común, además, fue el hilo conductor de todo el discurso como mejor argumento de la unidad de la nación, una idea repetida sin sutileza alguna y de forma bastante más clara y directa que en años anteriores. Destacamos entre otras estas frases:

En sus techos (del Palacio), en sus paredes, cuadros y tapices, en definitiva, en todo su patrimonio, se recogen siglos y siglos de nuestra historia común.

…debemos conocerla y recordarla, porque nos ayuda a entender nuestro presente y orientar nuestro futuro

La España actual es muy distinta de la España de los siglos que nos preceden gracias a una auténtica y generosa voluntad de entendimiento de todos los españoles, a un sincero espíritu de reconciliación y superación de nuestras diferencias históricas y a un compromiso de las fuerzas políticas y sociales con el servicio a todo un pueblo, a los intereses generales de la Nación, que deben estar siempre por encima de todo.

….la imposición de una idea o de un proyecto de unos sobre la voluntad de los demás españoles, solo nos ha conducido en nuestra historia a la decadencia, al empobrecimiento y al aislamiento.

Debemos mirar hacia adelante, porque en el mundo de hoy nadie espera a quien solo mira hacia atrás.

…hace décadas el pueblo español decidió, de una vez por todas y para siempre, darse la mano y no la espalda.

Continuará.

Feliz Navidad!

Anuncios

El discurso del Rey (¿apostamos?)

Es, sin lugar a dudas, uno de los discursos más esperados del año, y no le envidiamos el trabajo a su logógrafo (bueno, un poco sí), ya que suele ser el más analizado, denostado, alabado y polémico. Al menos en España. Aquí podéis encontrar el de 2014, por si queréis leerlo. Y aquí abajo tenéis el vídeo.

¿Ya tenemos claro de qué va esto? Pues os proponemos un pequeño juego.

Leer más »

Cara a cara (hay navajas menos afiladas)

Tras el Cara a Cara entre el actual presidente de España, Mariano Rajoy, y el candidato socialista, Pedro Sánchez, seguimos pensando igual que en el post anterior, aunque reconocemos que nos gustó mucho más el debate a 4 por los siguientes motivos:

  • Nuestro presidente actual, Mariano Rajoy, puede ser muchas cosas, pero NO es un gran orador. Ni siquiera un pequeño orador. No es un orador, y punto. Lo que tampoco creemos que sea tan grave.
  •  Nuestro actual líder de la oposición, va a ser que tampoco.
  • Sánchez estuvo al ataque la mayor parte del tiempo, lo que obligó a Rajoy a estar a la defensiva. Eso dejó poco espacio para las ideas y programas, y tal y como han señalado muchos analistas, el debate realmente fue inexistente (a no ser que comencemos a llamar debate a lanzar cuchillos). En el debate a 4, curiosamente, se hicieron bastantes más propuestas y los participantes fueron mucho más correctos entre ellos. Muchísimo más correctos.
  • Muchos han señalado que en este cara a cara los ganadores fueron los partidos que no estuvieron. No estamos de acuerdo.
    • Con sus obvias limitaciones, estamos convencidos de que ambos afianzaron a sus respectivos votantes indecisos, esto es, personas que pueden haberles votado en anteriores elecciones pero estaban aún barajando la idea de votar a otra formación.
    • Nos aventuramos a decir, sin contar con datos fiables que lo respalden, que los indecisos “puros” y los nuevos votantes, posiblemente tras este debate -y si lo vieron- estén pensando en opciones alternativas a los dos partidos mayoritarios.
    • Obviamente, quien ya tenía pensado de antemano votar a otra opción, el único interés de este debate ha sido poder hacer bromas por internet y “meterse” con el bipartidismo. Y en esta ocasión, las bromillas han sido bastante buenas.

La parte contratante de la primera parte…

La tentación ha sido tan extraordinaria que hemos tenido que caer en ella. Y es que nos han enviado por casi todos los medios posibles este vídeo en el que están plasmadas casi todas las cosas que NO se deben hacer en una intervención pública a menos que tu objetivo sea darte a conocer al mundo. Que también podría ser.

Vedlo, si aún no lo habéis hecho, y decidnos qué os parece.

Y, por cierto, si queréis evitar este tipo de cosas, os invitamos a venir el próximo jueves 3 de diciembre al seminario-exprés #verbaliza. La entrada es libre y os podéis inscribir desde aquí: #verbaliza 

Cómo cruzar el océano con un piolet

Ah, surcar el ancho mar... #canal
El inmenso, oscuro y profundo azul…

En avión, en barco, en submarino. Hay muchas formas de cruzar el océano, pero ¿con un piolet? ¿En serio? Lo tienes claro, ¿no? Con un piolet, así sin más (no nos vale que digas que te lo llevas en la mochila y te suben al avión) es imposible. Pues sorprendentemente esto es lo que hacemos una y otra vez cuando se trata de comunicarnos con los demás.

Leer más »

Convencer: moral, pasión y razón.

#oratoria #discursos
¿Somos piedra? Entonces, ¿qué nos convence?

El objetivo primordial de tu discurso es convencer. Y si no lo es, entonces o no es un discurso o no tienes las cosas muy claras.

Piénsalo bien. Cuando expones una idea en público, pretendes que las personas que te están escuchando coincidan contigo. Y esto vale para todo tipo de discursos e intervenciones: el emprendedor que quiere captar a un inversor; el presidente de una Junta de Accionistas; el candidato a un puesto político; el abogado defensor; el fiscal; el amigo que hace una laudatio en la boda, etc.Leer más »