Cómo fastidiarla a base de citas

Existen muchas formas de fastidiar una intervención pública, pero hay una en especial que suele ser muy del gusto de todo tipo de oradores: las citas célebres.

Ya oímos las protestas: pero si enriquece el texto (no siempre), añade minutos (¿en serio quieres aburrir aún más?), me hace parecer más listo/a (ahhhh, ¡te hemos pillado!, Y tu auditorio también, dalo por seguro).venenoLeer más »

Anuncios